Europa y el imperio

Préface à « Europa y el Imperio », publicado dentro de la colección « Cuestiones de antagonismo », editorial Akal, recoge los escritos sobre la cuestión europea de Antonio Negri.  1. Descripción del texto

 
Estos escritos sobre Europa, esto es, sobre diversos aspectos del proceso de la unidad europea, han sido redactados a partir de la segunda mitad de la década de 1990. Son escritos de carácter bastante distinto, a veces análisis o intervenciones ocasionales, en otros casos reflexiones ligadas a determinados acontecimientos (la invasión de los albaneses sobre las costas de La Puglia, la guerra de Kosovo, la segunda guerra iraquí, las diversas etapas del debate sobre la construcción de la unidad europea, las discusiones políticas que, entre Francia e Italia, tuve oportunidad de seguir a partir del fatídico 1989 soviético). Los que aquí se recogen no son todos los escritos que redacté en la década de 1990 sobre el tema de Europa. Hay otros que no he podido encontrar y que formaban parte de la literatura de movimiento, algunas veces conservados en forma de grabación, pero de la que no existe texto escrito.  Me hubiera gustado añadir a los textos aquí recogidos el prefacio del libro Lenta Ginestra[1, cuyo título es «Leopardi europeo». El editor considero que suponía añadir una carga inútil al texto. A mí me parecía, por el contrario, que podía constituir una metáfora interesante: se trataba de la tenaz esperanza de una nueva sociedad civil, propuesta fuera del recuerdo de la derrota de la Revolución francesa, el dispositivo de un nuevo sujeto político dentro de la construcción de un nuevo espacio de liberación… Y tal vez una referencia a Leopardi podría haber resultado útil a su vez para indicarnos la manera de responder a todos los «euroescépticos»: se trata sobre todo de los viejos mentores del socialismo «que tiene una patria» (nosotros, por el contrario, estamos de parte de los comunistas que «no tienen patria»). Con respecto a los burgueses de su tiempo, Leopardi albergaba nuestro mismo desprecio y la tomaba con los grunf-grunf italo-escépticos de aquella época. El hecho es que todavía no logro entender -tal vez porque he atravesado todas las fases de construcción del discurso europeo- cómo es posible negarse a ser al mismo tiempo comunistas y federalistas europeos. Europa es una ocasión interesante para volver a poner en juego, en el interior de la globalización, aquellas subjetividades fuertes que ya se han alzado dentro de una historia de liberación, y para proponer una innovación tanto del espacio político como de los dispositivos democráticos.
 

2. Motivos biográficos de europeismo
 

He sido siempre europeísta y un federalista convencido. Reproduzco aquí, en el apéndice, un artículo de 1955 (tenía 20 años); se trata de un comentario de la propuesta europeísta de Emmanuel Mounier: un artículo bastante ingenuo, pero convencido de que la Europa unida era necesaria y de que no habría podido llegar a la unidad de no haber sido socialista.
Un año después, en 1956, coincidiendo con la insurrección húngara y con el informe Kruschev sobre las atrocidades del estalinismo, entré en el movimiento obrero, persiguiendo un sueño de justicia y con la convicción de que el capitalismo debía ser destruido. Aún no era marxista; era, por así decirlo, un comunista ingenuo y espontáneo… y ya europeísta. He seguido siendo europeísta a través de todo el recorrido posterior por el marxismo. ¿Por qué? ¿Fue acaso para mí, aquel ser europeísta, una ilusión de provinciano? No, el europeismo señalaba y construía un espacio de libertad, precisamente fuera y contra la provincia italiana (y también de la del socialismo y/o el estalinismo). Europa representaba un signo de eficiencia productiva, de madurez de los espíritus, de modernización cultural… Cuando cumplí quince años comencé a recorrer Europa haciendo autostop, de aquí para allá. A los veinte años Europa ya se había convertido para mí en un verdadero terreno de ciudadanía intelectual. Era un cuerpo común, una experiencia de libertad. El aprendizaje universitario, la emancipación sexual, la aventura… Y luego las experiencias musicales, deportivas, tan distintas de las que permitía la provincia italiana… Y más tarde, cada vez más, la complejidad cultural, las complicaciones del aprendizaje, el placer del mestizaje linguístico y corpóreo… un conocimiento distinto. Atravesar Europa, conocer cada uno de sus aspectos territoriales y culturales, sus universidades, ya no era entonces, en la década de 1950, internacionalismo: era algo distinto, una experiencia cultural y política que se plegaba sobre sí misma y miraba desde dentro la experiencia común de los europeos, tanto en las deshonrosas tragedias locales como en el espíritu que desde el Humanismo determinara la fortuna del continente. ¡Abajo la patria y muerte de la burguesía!
Siempre en Europa se realiza la paradójica transvaloración de los valores que considera europeo a aquel que, más allá del color de la piel o de la miseria del explotado, consigue estremecerse, transformar la memoria de la supervivencia y de la explotación en arma de ataque y de hegemonía. En la década de 1950, Europa se presentó a mis ojos como dispositivo antifascista y anticapitalista. No se trataba de un pequeño fascismo, ni de una pequeña explotación, sino de los profundos y terribles del odio de lo universal y de la destrucción de lo humano…
Fue en Europa donde comprendí el valor de la Resistencia, de la antifascista y de la clase, de la guerra civil contra el terror de la burguesía. Me acuerdo de los primeros amigos europeos que me hablaron de Auschwitz como símbolo de la Europa que fue. Pero también de aquellos que me hablaron de Europa como territorio de la clase obrera en lucha.
Son contradicciones que un muchacho de veinte años construye en sí mismo como tensión irrefrenable para vivir una vida. Las luchas de la clase obrera han formado Europa. Ahora, reflexionando en mi madurez sobre la que fuera mi percepción de Europa, la Comuna de 1871 enlaza directamente con la revolución de 1917, con el «otoño caliente» italiano de 1969 y con las luchas parisinas de 1995-1996… En esta sucesión, los derechos de los trabajadores se han extendido y han construido el esqueleto, la estructura, el cuerpo de los derechos de todos los ciudadanos. Europa se ha tornado en construcción de libertad. Pero pasemos al hoy: aquí ya no se trata de recuerdos, sino de experiencias directas, que la memoria no contradice. En efecto, cuando se da la globalización, Europa se presenta como formidable testigo de una libertad que ofrece a los demás continentes apoyo y símbolos de resistencia y de alternativa. En la globalización, Europa se torna en un espacio de resistencia. Por supuesto, si es cierto cuanto hemos dicho hasta ahora, la resistencia no es un concepto negativo: por el contrario, recupera todos los caracteres de libertad y los dispositivos de construcción de derecho cuya constitución a través de nuestros cuerpos hemos comprobado y sentido hasta este momento.
 

3. A propósito de resistencia
 

Llegado un cierto punto, en la historia italiana y europea empezaron a hablar de Europa los hombres de la «tercera vía», los Rosselli, los Spinelli… «Tercera vía» quería decir la libertad más el socialismo… Eran pasiones también de los mejores resistentes socialistas y comunistas, Emilio Lussu y otros hablaban de ello… Por lo demás, encontramos un patriotismo europeo como el de Giustizia e Libertà ampliamente difundido en la conciencia intelectual y moral de los europeos de la postguerra. Es un intento, a veces desesperado pero a la larga ganador, de mantener unidos comunismo y libertad. Desde el Vittorini del Politecnico a los Panzieri y los Fortini de los Quaderni Rossi, y luego progresivamente en las sucesivas y repetidas crisis del PCI, encontramos esta consigna que muchos tacharon de ilusión. El socialismo y la libertad podían caminar juntos, en Europa. Los que  abandonaban el PCI, pero sin convertirse en traidores ni refugiarse en el inmundo regazo de la derecha, siguieron considerando Europa como un espacio deseante de libertad y justicia. No pretendo hacer una historia sagrada, tan sólo trato de leer la perspectiva de una «tercera vía» siempre derrotada… en Italia, en Europa. Aquellos que no han vivido esta experiencia en el fondo del alma, puede decirse que han vendido su alma al diablo. Ahora bien, ya no hay «tercera vía», porque una de las dos posibilidades que la historia nos presentara ha dejado de existir.
Giustizia e libertà continuó resistiendo en solitario, sola contra el capitalismo y sola contra la socialdemocracia, que no es sino una alternativa mistificada de gestión del primero. Aquella resistencia derrotada resurge, decimos, contra la Razón de Estado de derecha y de izquierda. Europa es el sueño de una cosa esperada, de justicia y de libertad. 1968 hizo verdad este sueño, lo hizo concreto. En los años posteriores a 1968, las luchas de los obreros y de los estudiantes en Europa hicieron global esta apertura de programa. Y, cuando la larguísima guerra civil europea de la modernidad entre católicos y protestantes primero, y luego entre liberales y comunistas, entre occidentales y orientales, y otras tantas que podríamos citar, ha terminado; cuando ya no son dos sino uno el que manda y la alternativa significa reconstruir el dos y ya no sencillamente experimentar una «tercera vía»: pues bien, nosotros, comunistas y europeístas, sentimos representar la continuidad de la resistencia y la reconstrucción de un nuevo proyecto de transformación finalmente más allá de la guerra civil europea, por una Europa de las libertades. Por esta razón los movimientos antiglobales, releyendo su propia historia a la luz de estos acontecimientos, se proclaman hoy europeístas. Europeístas fuertes, constituyentes, que asumen la responsabilidad de lo nuevo y de la esperanza, y al mismo tiempo denuncian, combaten y destruyen todo resurgimiento fascista de la Patria y del Estado.
 

4. Contra la Convención, por la Constituyente
 

Ha habido mucha prudencia en los movimientos, a lo largo de toda la década de 1990 y al principio del nuevo siglo. Sin embargo, ahora la suerte está echada: un manifiesto por la Europa unida, que no respalde el proceso de neutralización del ansia de libertad de las multitudes, dentro y contra el Imperio y, por lo tanto, por una Europa libre y  comunista -pues bien, ese manifiesto comienza a vivir en las conciencias. Frente a éste, se ha presentado una Convención que castra, desde el punto de vista de las elites de los gobiernos y de los Estados-nación, el trabajo de los movimientos para construir un demos revoltoso, un pueblo jacobino europeo. Escribiremos entonces, en las luchas, un Manifiesto contra la Convención: éste es el producto necesario del optimismo de una razón que sabe que el movimiento es potente, así como de una medida exacta de la ferocidad destructiva del adversario (pesimismo de la voluntad). Así, pues, Constituyente contra Convención. Una constituyente que recoja la Europa de las multitudes, una constituyente federalista, contra todos los fetiches fascistas e identitarios. No una Europa de las Patrias, porque Verdún y el Piave masacraron semejante ilusión; no una Europa de los Pueblos (Habermas y Derrida deberían aprender a reconocer en los movimientos, antiglobales y por la paz, ya no matrices populares sino rizomas multitudinarios): en definitiva, lo que queremos, lo que podemos, es una Europa de la democracia absoluta. La Constituyente se forma en torno a una voluntad federalista que no conecta impotentes y represivos Estados-nación, sino que descubre la convergencia singular de las multitudes europeas, poniendo de manifiesto sus deseos, exaltando sus tensiones, satisfaciendo sus exigencias, organizando su potencia. ¿Qué constitución europea queremos? Una Constitución contra la guerra, contra el trabajo asalariado y el beneficio, contra la representación liberal y la delegación -una Constitución por la paz, por la renta de ciudadanía y la distribución igual de la riqueza, por la expresión multilateral y multiniveles de las multitudes… Sin embargo, el problema no consiste tan sólo en obligar a las elites a doblar la cerviz y a que hojeen nuestros Cahiers de doléances -no, el problema consiste en hacer que surja la potencia constituyente de las multitudes. Aquí, en Europa, la Constituyente es ya imperial, es capaz de definir un modo de vida y una organización del trabajo para la sociedad europea, considerando la globalización como una perspectiva que ya vivimos en nuestra conciencia.

La Constitución de Europa es capaz de hablar al globo.
 
Julio de 2003